Con oxígeno verdadero es otro precio

Con oxígeno verdadero es otro precio Aquel viejo chiste decía que lo único gratis era el aire, y había que aprovechar de inspirar hondo, porque alguien ya encontraría la forma de venderlo. A la de por sí alarmante constatación de una investigación